Sobre qué escribir - Curso de Novela

Sobre qué escribir

Uno de los principales factores que te paralizan a la hora de escribir es el miedo a no saber qué escribir, ya sea porque no tienes ideas o porque temes que no sean lo suficientemente buenas.

Y sabes que, tanto para adquirir soltura y práctica, como para mejorar la técnica, necesitas escribir. Escribir mucho. Escribir de forma habitual.

Lo ideal para poder escribir mucho y de forma habitual es empezar con los relatos. No deberías plantearte escribir una novela, sin antes haber escrito decenas o cientos de relatos.

Quizás, si quieres escribir relatos, te paraliza pensar que tendrás que tener cada día una nueva idea. Lo ideal es que anotes todas las ideas que surgen mientras escribes un cuento, porque escribiendo siempre surgen nuevas ideas que vas a querer explorar. Si las ideas te pillan escribiendo, apúntalas para para más tarde y no te distraigas.

Y si te animas a hacer mi curso de relatos, las ideas no serán un problema por el que preocuparte, ya que cada una de las 60 lecciones viene acompañada de una idea para escribir relatos.

Las ideas y la parálisis de la escritura

Si ya te sientes preparada para escribir una novela, elegir la idea con la que te lanzarás también puede paralizarte. Quizás dudas entre varias ideas, tal vez te da miedo que ninguna sea lo suficientemente buena. O puede que lo tuyo sea temor a la página en blanco. O no tener ideas.

Vamos por partes, miedo a miedo.

1. El miedo a la página en blanco

Las páginas en blanco no deberían preocuparte, y menos darte miedo. ¡Tienen todas las posibilidades del mundo!

miedo a la página en blanco

Para evitar el miedo a la página en blanco, lo mejor es no ponerte frente a ella hasta que no sabes qué vas a escribir.

Y no me refiero a saber sobre qué vas a escribir, tomando una idea como punto de partida y viendo a dónde te lleva. Esta forma de escribir funciona bien para los relatos, pero no lo intentes con una novela. Bueno, sí; inténtalo. Seguramente ya has intentado escribir una novela partiendo de una idea y dejándote llevar por la inspiración. Generalmente nos bloqueamos antes de terminarlas.

Para evitar bloqueos a media escritura, o el vértigo de la página en blanco (“¿por dónde empiezo?”), tienes que aprender primero a convertir tus ideas en argumentos. Y saber cómo desarrollar y estructurar un argumento antes de empezar a escribir la primera escena.

2. Miedo a no tener ideas

Confieso que a mí me parece complicado no tener ideas, porque si algo me sobra es justo eso. Pero entiendo que la falta de práctica o no ver la vida como una escritora puede llevarte a sentir que no tienes ideas sobre las que escribir.

En realidad siempre tenemos ideas. De verdad. Quizás tu problema es que te parece que no tienes ideas nuevas que escribir o que no tienes ideas buenas que escribir.

Eso me lleva al miedo 3, pero antes tres consejos para tener siempre ideas para escribir.

¿De dónde obtener ideas para escribir?

ver la vida con ojos de escritora
  1. Aprende a mirar la vida con ojos de escritora. En todas partes hay ideas.
  2. Acostúmbrate a anotar TODAS tus ideas, escribirlas correctamente y clasificarlas.
  3. Practica juegos creativos, por diversión, de vez en cuando. Anota todas las ideas que surjan.

En definitiva: necesitas un archivo o una libreta de ideas.

3. Miedo a no tener buenas ideas

No es lo mismo no tener ideas que no tener buenas ideas. La presión por tener una GRAN idea puede paralizarte hasta el punto de no poder escribir nada.

Una gran idea será inútil si no sabes desarrollarla y convertirla en un buen argumento. Tampoco servirá de mucho que tengas un buen argumento si no sabes cómo contar tu historia.

Una gran idea puede quedar en nada si la novela no está bien escrita.

Y, por supuesto, una gran idea no lo es si no presenta un conflicto lo suficientemente importante como para poder hablar de él durante más de 200 páginas. ​

Por tanto, ante el miedo a no tener buenas ideas o que tu novela esté escrita a partir de una idea poco novedosa o mediocre piensa lo siguiente:

  1. Tu primera novela debería ser una práctica. No querrás malgastar una gran idea en una primera novela, ¿verdad?
  2. Las grandes ideas son escasas, sería genial que tuvieras una, pero si no la tienes siempre puedes desarrollar la que tengas de un modo perfecto y explicar la historia de forma impecable. Eso importa mucho más que tener una gran idea. Si la tienes no la malgastes por no saber usarla.
  3. Piensa que ya se ha escrito sobre todo. Los temas y los tipos de trama son limitados. Se trata de darle un nuevo enfoque a lo de siempre, de convertir en original algo que no lo parece a primera vista.
miedo a no saber sobre qué escribir

4. Miedo a no elegir correctamente entre todas tus ideas

Este tipo de bloqueo es habitual, no solo en las ideas sino en muchas otras decisiones. ¿Cuál me gusta más? ¿Cuál es mejor para mí? ¿Cuál dará mejor resultado?

Sí, la vida es así. Cada elección que hacemos implica una serie de renuncias. Pero no te preocupes porque después de una novela puedes escribir otra.

Para elegir ideas, confía en tu instinto. Siéntelo en tu estómago. Porque las buenas ideas se agarran ahí y no te sueltan (por lo menos a mí). Te acompañan a todas partes, vuelven una vez y otra hasta que les haces caso.

Si dudas entre varias ideas, elige la que más te apetezca o la que te resulte menos complicada para empezar. Elige la que te pida el cuerpo. Pero elige una idea que pueda dar pie a una novela.

¿Cómo saber si tu idea es apta para escribir una novela?

Para comprobar si tu idea puede crecer para convertirla en historia tienes que buscar el conflicto.

Porque sin conflicto no hay historia.

Si tu idea no incluye un conflicto, si no puedes desarrollarla lo suficiente como para que aparezca uno, no te valdrá para escribir una novela. Cualquier historia es la explicación de cómo un personaje se enfrenta a un conflicto.

Desarrollar la idea y convertirla en un argumento será el siguiente paso lógico para comprobar que tu idea es apta para escribir una novela. Pero eso ya te lo cuento en otro artículo que prometo que no tardará en llegar. 

Si tu nueva idea te emociona tanto que te pide que lo dejes todo, y ya estás trabajando en algo, lee este post: en el que te cuento cómo analizar si dejarlo todo por una idea nueva.

Clara Tiscar
 

  • Likha dice:

    Tengo que confesar que haber perdido mi computadora fue una gran lección para mí y mi creatividad. Siempre quise empezar por escribir algo, cualquier cosa, pero me sentí abrumada por la cantidad de puntos de vista que ofrece internet. Tuve que separarme de mi computadora para aprender a esperar hasta que una de tantas ideas terminara de cuajar, de madurar lo suficiente como para transformarse en un relato de argumento sólido (lo que sigue después del famoso «hype»). Tus consejos me ayudaron mucho para decidirme a escribir, de una vez por todas. ¡Muchas gracias!

  • Angeles dice:

    Muy interesante y practico este post. ¡Gracias!

  • Gabriela Biénzobas dice:

    Clara, podrías decirme que valor tiene la masterclass para el Método 3e? Gracias

  • Angel dice:

    Hola Clara.
    Gracias por tus consejos. De verdad que motivan a enfrentar el reto de escribir con un norte definido y claro.
    Un abrazo.

  • >

    Descubre el secreto para escribir novelas sin desatender tu trabajo ni otras obligaciones

    Suscríbete para recibir la masterclass en la que te cuento cómo escribir una novela paso a paso

    arrow-down