Por qué es necesaria la escaleta para escribir una novela - Curso de Novela

Por qué es necesaria la escaleta para escribir una novela

Las novelas se escriben mejor si dividimos el trabajo en distintas etapas; facilita el proceso creativo, te garantiza que tienes una mejor historia que contar y te proporciona una guía que te sirve en la escritura. La escaleta es esa guía, la que te acompañará durante toda la escritura, la etapa de revisión o los años posteriores a la escritura de una novela, porque una escaleta también es útil cuando hace años que escribiste un libro.

Trabajar las tres etapas de la escritura de una novela por separado es necesario porque en cada una de las fases tu “función cerebral” cambia, necesitas concentrar tu atención en una sola cosa para hacerla lo mejor posible. La segunda etapa, la de estructurar la novela, acaba cuando tienes la escaleta cerrada. Entonces empieza la fase más deseada: la escritura. No te saltes fases, créeme, vale la pena dedicar tiempo a hacer una escaleta.

Es cierto que hacer una escaleta no es una cosa de dos días, previamente necesitas conocer la historia que quieres contar. Además, tener una escaleta implica haber trabajado las fichas de escenas, una a una. Es tiempo. Pero el resultado vale la pena. Ya te he adelantado algunas razones pero quiero darte muchas más.

para qué hace falta la escaleta para escribir una novela

75 razones por las que necesitas una escaleta

He preparado un listado de ventajas de trabajar con una escaleta y he intentado clasificarlos por temática. Allá van mis 75 motivos por los que es imprescindible la escaleta.

 

1. Necesitas trabajar la idea

1. Para hacer una escaleta necesitas conocer a fondo la historia, solo cuando sabes lo que quieres contar puedes decidir cuál es la mejor forma de hacerlo.

2. La historia que quieres contar, no es otra cosa que el argumento desarrollado, antes de escaletar tienes que haber trabajado el argumento.

3. Para llegar al argumento necesitas desarrollar la idea, detectar qué elementos tienes y qué te falta. Pensar qué es lo que está detrás de esa idea, el argumento es solo la parte visible.

4. Imprescindible detectar el conflicto y trabajarlo bien. Debes asegurarte de que mantiene el interés durante toda la novela, que no es fácil de solucionar o que tiene que ver con el tema de la novela.

5. Tener claro el tema. Saber qué es lo que quieres contar y por qué razón quieres hacerlo.

6. Intención: si sabes lo que quieres contar y te planteas cómo quieres contarlo, ya estás poniendo intención. Tener clara la intención te ayudará a seleccionar escenas, puntos de vista o narradores. No solo está la historia, también tienes que tener en cuenta qué es lo que quieres conseguir con ella y qué quieres que sienta tu público al leerla.

7. Personajes: Para todo esto es imprescindible trabajar los personajes, que sean coherentes y que estén bien diseñados.

8. El diseño del universo de la historia es algo que tienes que tener en cuenta, porque en cada escena que escribas habrá un escenario, un entorno que tendrás que describir y que tiene que afectar a la historia.

9. Para encontrar las tramas secundarias que surgen en ese escenario y con estos personajes.

10. Relacionar personaje, universo y conflicto, porque sus relaciones y características afectan a otros y forman parte de un todo global.

11. Definir bien quién es tu protagonista. Porque a veces parece que lo tenemos claro y durante la escritura hay otros personajes que asumen demasiado protagonismo. Definirlo desde el principio te ayuda a evitar este tipo de errores.

12. Trabajar la premisa de la novela), que es el elemento que te ayudará a que tu novela tenga más sentido, que tenga la opción de ser recordada.

13. Para conocer el final. Porque sí, la idea de descubrirlo mientras escribes es muy atrayente. Pero el final es la razón por la que cuentas la historia y tiene que estar todo enlazado y con una causa efecto que te lleve desde el principio hasta el final. ¿Cómo vas a hacerlo si no conoces el final?

guía para escribir una novela

2.Para obtener la escaleta, una vez trabajada la idea, necesitas trabajar la estructura y eso es bueno porque:

1. Te permite trabajar los tres actos o, como hago yo, las 8 partes, de modo que la novela quede bien compensada.

2. Evitar malos inicios: estructurar te permite seleccionar adecuadamente el inicio de tu historia, es decir: cuándo empiezas a contarla.

3. Te ayuda a tener segundos actos llenos de acción y evitar páginas aburridas o segundos actos demasiado cortos.

4. Evitar finales precipitados, que suelen ser la consecuencia de malos primeros actos.

5. Tener una escaleta clara también te ayuda a evitar desenlaces interminables.

6. Con una buena escaleta, como significa que has trabajado la estructura, tendrás una historia que avanza constantemente.

7. Elección del narrador o narradores.

8. Conocer la cronología de la historia.

9. Organizar la explicación del relato, si lo haces en orden cronológico o no.

10. Para trabajar el arco dramático de la historia.

11. No solo la historia tiene arco dramático, también lo tienen los personajes y es bueno conocer su estructura para poder representar en escenas el crecimiento y aprendizaje de cada personaje.

12. Causa efecto: en una novela todo está relacionado y todo pasa por algo que ha ocurrido previamente. Diseñar la estructura implica trabajar esa causa efecto y asegurarte de que en tu novela todo está conectado.

13. Jugar con la información: ya sea a través de lo que muestras, de lo que cuenta el narrador o de lo que ocultas. El juego de información es de lo más importante que tienes que hacer cuando diseñas una novela.

14. Decidir cómo se gestiona el tiempo en la novela con elipsis, saltos de tiempo o resúmenes.

 

3. Permite trabajar dividir la novela en pequeñas unidades

1. Para obtener la escaleta yo recomiendo empezar por los pulsos dramáticos imprescindibles. Asegurarte de que tus pulsos dramáticos principales están bien diseñados y colocados en su sitio es necesario para contar una buena historia, que mantenga el interés del público a lo largo de toda la novela.

2. Trabajar los pulsos dramáticos te ayuda a dividir en escenas y añadir las que faltan para unir todo el argumento.

3. Conocer los pulsos dramáticos te permite detectar elementos que necesita, o necesitará, el personaje, y aquellas pistas o información que quieres compartir con el público.

4. Permite mostrar más y contar menos. Diseñar las escenas implica que mostrarás lo que hace o le ocurre a un personaje.

5. Trabajar en pequeñas unidades implica dividir cada trama, por lo que puedes explicar la historia alternando fácilmente entre las distintas tramas.

6. Dividir la historia en pequeñas unidades te ayuda también a la hora de explicarla porque puedes decidir qué muestras y qué te guardas

7. Romper la historia en pequeñas unidades te ayuda a mantener la tensión y la curiosidad, porque al estar fracccionada puedes intercalar con otras cosas y dejar elementos pendientes de resolver.

8. Podrás, además, diseñar los ganchos o elementos que atraparán al público y generarán curiosidad.

9. Trabajar las escenas una a una. Tener claro su contenido.

10. Enganchar a la lectora gracias al trabajo escena a escena.

11. Elección de puntos de vista. Lo harás escena a escena, pero conociendo toda la historia, sabiendo cuál es tu intención y con la posibilidad de revisarlo todo de forma global cuando termines.

12. Tendrás una ficha de escena para cada una de las escenas de la novela, con todo lo que eso implica.

13. Diseñar todas las escenas para que su contenido sea imprescinbible y cumplan una función

14. Elección, escena a escena, del narrador.

15. Organizar, escena a escena, la explicación del relato y cómo se mezclan las trama

16. Conocer los elementos que necesitas te permite sembrarlos antes para recogerlos después. En el trabajo escena a escena serás consciente de lo que necesitas para poder después ver en la vista global dónde puedes sembrarlo.

17. Además, destacar elementos importantes en una escena, sobre todo aquellos que se tienen que conseguir o explicar antes. Si tienes que mover esa escena, deberás tener siempre presente el elemento importante para ver cómo afecta al resto de la novela tu cambio en la escaleta.

18. Diseñar las transiciones entre escenas, las elipsis y otro tipo de saltos temporales.

19. Escribir un titular de cada escena, para poder rellenar la ficha, es tremendamente útil porque te ayuda a concentrarte en lo que tiene importancia.

escaletar la novela ayuda a escribir mejor

4. Permite trabajar la novela de forma global y obtener una vista panorámica

1. Diseño del ritmo.

2. Detectar las escenas de más impacto y ver cómo están repartidas para poder potenciarlas. Esto tiene mucho que ver con la intención de la que hablaba más arriba.

3. Eliminar o fusionar aquellas escenas con menos impacto o con contenido más dudoso, que puede ser borrado o fusionado en otra escena.

4. Con la visión panorámica podrás fácilmente dividir tu novela en capítulos y/o partes.

5. Detectar agujeros o escenas que no sabes cómo conectar.

6. Conectar unas escenas con otras, la visión global te permitirá de dónde viene y a dónde va para pensar qué pasa en medio. O ver otras partes de la historia que te pueden ayudar a decidir.

7. Valorar la novela en conjunto, pero teniendo en cuenta que es una suma de pequeños pulsos.

8. Análisis del equilibrio entre narradores.

9. Revisión de las tramas, porque no todas las tramas tienen el mismo peso y visto de forma global es más fácil detectar incongruencias en este sentido.

10. Comprobar el equilibrio entre puntos de vista, idem que el punto anterior pero con el reparto de los distintos puntos de vista que usas a lo largo de la novela.

11. Revisar el arco dramático de la historia

12. Comprobar el arco dramático de los personajes

13. Jugar a hacer pruebas: ¿qué pasaría si esta escena del final la metiera al principio?

14. Sembrar, recolectar: ¿está sembrado todo lo que después recoges? ¿Has olvidado recolectar algún elemento? La vista panorámica de la novela te permite introducir esos cambios, sí, pero también asegurarte de que todo tenga sentido y de que todo está en el mejor lugar posible. Para el análisis es imprescinbible que tengas la posibilidad de marcar o destacar los elementos importantes de cada escena. Para eso está la ficha de escenas, que deberías poder ver de un solo golpe de vista.

15. Atar cabos: no solo es importante lo que sembramos y recolectamos, sino aquello que decides no mostrar o no contar, pero que tienes que justificar después.

qué es la vista panorámica de una novela

5. Facilita cambios

1. Modificar la estructura es mucho más fácil gracias a la escaleta, cuando cada escena tiene su ficha. Solo tendrás que recolocarla en su nuevo sitio y mover o cambiar todos aquellos elementos que se ven afectados por el cambio. Gracias a la vista panorámica y a las notas de la ficha de escenas sabrás qué elementos están en juego en cada escena y cómo afectan los cambios.

2. Un cambio de narrador, un nuevo punto de vista… poder observar de forma panorámica tu novela te ayuda a ver dónde es mejor introducir este tipo de cambios y cómo te afecta al resto de la novela.

3. Un elemento que se te ha olvidado y que tienes que sembrar o introducir.

 

6. Facilita la escritura

1. Planificar la escritura: si sabes cuántas escenas tienes que escribir y cuál es tu ritmo de escritura es fácil crear un calendario de escritura.

2. Escribir sin bloqueos: tener una escaleta, te permite escribir sin preocuparte (demasiado) del contenido de esta historia porque en gran medida ya está cerrado.

3. Editar y reescribir, encontrar rápidamente las escenas que quieres corregir o preparar un calendario de corrección igual que hiciste con la etapa de escritura.

4. Gracias al trabajo escena a escena y a la vista global podrías visualizar tu novela completa como si fuera una película, ver a tus personajes y escuchar sus diálogos facilita enormemente la escritura.

5. Siempre sabrás lo que te toca escribir en tu siguiente sesión de escritura y habrás diseñado las escenas a conciencia, te apetecerá escribirlas todas. Por lo que gozarás de la escritura, disfrutarás de poder poner, por fin, en palabras todo aquello que has diseñado tan a conciencia.

6. Poder escribir sin bloqueos y sentir siempre ganas de escribir, te ayudarán a crear el hábito. Por fin escribirás y lo harás a gusto.

7. Facilita cualquier trabajo posterior

1. Encontrar rápidamente aquella escena en la que has detectado un error.

2. Recordar cómo construiste tu historia, voces narradoras y puntos de vista. Parece que no, pero pasado un tiempo se te olvida y poder verlo de un golpe de vista facilita la memoria.

3. Si ya de entrada, o más tarde, decides que esta novela es la primera de una serie de libros, tener la escaleta facilitará el trabajo con el resto de la serie. De hecho podrías tener una escaleta de grandes pulsos dramáticos que abarcara toda la serie.

4. Para no perderte en la escritura de un segundo libro, tener las fichas de escenas del primero o poder localizar las escenas rápido es imprescindible.

5. Si tienes otro proyecto en mente, puedes compaginar la etapa de escritura de un proyecto, gracias a la escaleta y estar en la fase de esbozo de otro.

 

En definitiva, escaletar tu novela es un paso que debería ser imprescindible. Porque facilita tanto la construcción de la historia como la escritura. Aquí puedes descubrir mi curso Escaleta tu novela.

Clara Tiscar
 

  • angel dice:

    Hola, Clara.
    Tu propuesta de cómo abordar el proceso de escritura de una novela es el más completo que he visto.
    Un abrazo.

  • >

    Descubre el secreto para escribir novelas sin desatender tu trabajo ni otras obligaciones

    Suscríbete para recibir la masterclass en la que te cuento cómo escribir una novela paso a paso

    arrow-down