7 pasos para escribir el borrador de una novela - Curso de Novela

7 pasos para escribir el borrador de una novela

¿Cómo se escribe una novela? No puedo darte una fórmula exacta, pero sí método de trabajo recomendable. ¿Sabes cuando dicen que alguien empieza la casa por el tejado? Pues en el caso de la novela el error es empezar escribiendo el borrador. Escribir el borrador es el último paso. Hoy te cuento mi método (abreviado) para escribir el primer borrador.

1. Desarrollar la idea

Una novela no surge de la nada, siempre hay una idea raíz, algo que pone en marcha tu imaginación.

Lo primero que ocurre es un chispazo, una conexión entre elementos, que no siempre detectamos, y de ahí surge una idea.

Las ideas no siempre llegan en forma de argumento; a veces solo sabemos cuál es el conflicto, el detonante o el desenlace.

Muchas veces son simples piezas que podrían pertenecer a cualquier tipo de argumento un personaje, un escenario, una frase…

Cómo convertir una idea en un borrador de una novela

2. Tema, conflicto y premisa

Cuando tienes más o menos clara tu idea, necesitas determinar cuál es el tema que se oculta detrás de ella, a qué conflicto se enfrenta su protagonista y cuál es la premisa de la novela.

Conocer estos detalles te ayudará a poder crear el argumento y, más adelante, a seleccionar las escenas de tu historia, porque incluirás únicamente aquellas que son relevantes para el tema y que conducen hasta tu premisa.

3. Definir el argumento de la trama principal

Cuando ya tienes claro el tema, la premisa y cuál es el conflicto principal, tienes que pensar en tus personajes y en su universo.

Conoces el conflicto y sabes qué es lo que quieres contar. En esta fase, deberás desarrollar bien todos los elementos de la historia para poder crear un argumento único en el que unas piezas encajan con otras. Cualquier cambio en una pieza afecta a las demás.

La personalidad de tu protagonista afecta a su forma de enfrentarse al conflicto, pero también afectará su entorno, ya sean otros personajes o el escenario.

El argumento toma forma a medida que vas desarrollando todos los elementos y puedes seleccionar aquello que mejor encaja en lo que quieres contar, que lo has determinado en el segundo paso.

El argumento de la trama principal es el del personaje protagonista. Y es el conflicto principal de tu novela. Es el que vas a contar en la sinopsis de la novela o el que contarás cuando alguien te pregunte de qué va tu libro.

Cómo escribir el borrador de una novela

4. Trabajar las tramas secundarias

Una vez conocido el argumento de la trama principal, es el momento de acabar de dar forma al resto de tramas.

Es habitual que el personaje protagonista tenga más de una trama, con dos conflictos diferentes (uno interno y otro externo, por ejemplo) y que se alimenten una a otra.

También afectarán los conflictos que tienen los personajes secundarios de tu historia.

Este es el momento de desarrollar el segundo conflicto de tu protagonista y encajar su cronología con el conflicto principal y de crear, o explorar, conflictos de personajes secundarios.

Lo que les pase a los secundarios en sus tramas afectará a la principal. No puedes trabajar con las tramas de forma aislada sino siempre teniendo en cuenta la trama principal.

Yo siempre creo los argumentos, o las tramas, de forma cronológica para que todos los hechos, de todas las tramas me encajen perfectamente.

5. Decidir cómo vas a contar la historia

Una vez que conoces la historia, la principal, y las tramas secundarias, cuando tienes toda la información, es el momento de plantearte cómo vas a contarla.

En esta fase hay varias decisiones por hacer y, de nuevo, son piezas que están relacionadas. Un cambio en cualquier decisión, afecta al resto.

Decidirás, por ejemplo, si cuentas la historia de forma cronológica o si quieres contarla de una forma desordenada.

También deberás decidir quién cuenta tu historia. Aunque lo tengas claro desde el principio, casi siempre hay más de una opción para elegir un narrador. Y la historia cambiará en función de quién la cuenta y cómo lo hace.

Elegir narrador también implica elegir el punto de vista y el tiempo verbal.

6. Estructurar la novela

Estructurar es fácil cuando ya tienes claras todas las tramas, quién narra y desde qué punto de vista.

Es el momento de convertir los argumentos en escenas teniendo en cuenta el punto de vista.

Cuando ya tienes las escenas, solo tienes que organizarlas del modo en el que las vas a narrar, intercalando las distintas tramas y siguiendo la estructura cronológica que hayas decidido.

La escaleta proporciona una vista panorámica de la novela, que te permitirá revisar y asegurarte de que todo encaja. O hacer cambios de forma sencilla reorganizando las escenas.

Para escribir un borrador es básica una escaleta

7. Escribir el borrador

El último paso es escribir. Ya conoces la historia (y te mueres por escribirla).

Tienes una ficha para cada una de las escenas y sabes, a groso modo, lo que tiene que pasar en cada una de ellas. De dónde vienes y a dónde vas.

En esta fase es cuando escribes la novela. Un primer borrador, claro. Si has hecho bien el trabajo antes, no tendrás los problemas típicos de estructura y podrás escribir concentrándote únicamente en escribir.

Una vez terminado, que repose. En unos meses podrás enfrentarte a la reescritura.

Clara Tiscar
 

>

Descubre el secreto para escribir novelas sin desatender tu trabajo ni otras obligaciones

Suscríbete para recibir la masterclass en la que te cuento cómo escribir una novela paso a paso

arrow-down