4 ideas para empezar a escribir en verano - Curso de Novela

4 ideas para empezar a escribir en verano

Hoy quiero hablar de ideas sencillas para empezar a escribir. Las ideas para escribir en verano NO son un “cómo escribir una novela en vacaciones”. Quizás lo explico algún día, porque yo lo he hecho, más de una vez. Pero empezar a escribir significa escribir otras cosas, muchas, antes.

Este verano podrías dedicarte a ejercitar la escritura, sin más. Si lo que quieres es escribir una novela, cuando antes empieces a hacer tus deberes mejor. Empieza hoy y no lo dejes para la semana que viene.

Ideas para escribir en vacaciones

Cómo crear el hábito de la escritura este verano

¿Dudas sobre la importancia que tiene el hábito para escribir?

¿Sueñas con escribir una novela?

Déjame jugar a ser un poco bruja. Si sueñas con hacerlo es porque sabes, o crees, que no lo vas a conseguir nunca. Una no sueña cosas que tiene a su alcance o que son totalmente posibles. ¿Verdad?

La principal razón por la que sigues soñando en lugar de estar publicando es porque no escribes.

Seguro que hay muchas razones para no escribir, pero la principal, la que nos afecta a todas, es la falta de tiempo.

Escribir, y más una novela, requiere un hábito.

Sin una escritura fluida nunca podrás escribir bien una novela. Redactarla bien, quiero decir. Contar una buena historia depende más de la estructura que de la redacción.

La falta de hábito hace que cuando se te ocurre intentar escribir porque consigues tener un poco de tiempo, sientas que no ha sido nada productivo intentarlo.

Pero el sueño sigue ahí. Y llegan las vacaciones y piensas que vas a dedicarlas, entre otras cosas a escribir.

Antes de liarte a escribir una novela, te recomiendo que te sientas cómoda escribiendo, que estés en un punto en el que tu escritura fluye (porque tienes un buen hábito) y tienes una buena historia que contar.

Para conseguir el hábito no te queda otra que escribir. Cada día un poco.

Escribir durante un viaje

Tres consejos para incorporar el hábito de la escritura

1. Incorpora el tiempo de forma progresiva

Empieza con un rato corto, que sea fácil de conseguir y de cumplir.

Los primeros días dedica 15 minutos, puedes hacerlo aunque no estés de vacaciones.

Después de una semana (10 días, dos semanas, un mes… cada una a su ritmo), duplica el tiempo, conseguir media hora ya es un poco más complicado, pero se puede hacer.

Más adelante añade un cuarto de hora y escribe cada día 45 minutos.

Cuando este tiempo esté establecido, añade un último cuarto de hora y escribe cada día 60 minutos. No tienes por qué llegar a escribir una hora al día, puedes perfectamente escribir novelas dedicando media hora o cuarenta minutos cada día.

La clave está en la constancia.

Además, si empiezas con tiempos cortos, es muy posible que cuando termine tu tiempo te quedes con las ganas.

Es ideal quedarse con las ganas de seguir escribiendo porque al día siguiente empezarás recordando lo mucho que querías seguir ayer. Quedarte con las ganas implica generar una necesidad. Como ves, la necesidad vendrá (casi) sola, tu tarea principal es asegurar el tiempo de escritura.

2. Márcate objetivos de escritura sencillos

Y que puedas terminar en una sesión de escritura. Son ideales los relatos o los diarios personales. La cuestión es conseguir el tiempo y escribir.

Si el reto de escribir un relato al día te parece demasiado exigente por la cantidad de ideas que necesitas para escribir, echa mano de algún listado con ideas (como el que encuentras en mi curso de relatos), de tu propia libreta de ideas o de algún juego creativo que puedas usar antes de escribir.

La cuestión es que cumplas con lo que pretendes escribir, ya sea un relato de 500 palabras o el resumen de cómo te ha ido el día.

3. Da valor a lo que consigues

Si escribes cada día, felicítate por ello. También cuando termines lo que has empezado, o cuando repases al cabo de una semana todo lo que has escrito.

El secreto para incorporar el hábito es que tenga una recompensa, que valga la pena el esfuerzo que dedicas.

Empezar con tiempos asumibles o con proyectos que vas a escribir de una sentada, te ayuda a conseguir tus objetivos. El refuerzo positivo te ayudará a incorporar el hábito antes. No es algo que tengas que hacer sino algo con lo que disfrutas.

Así que sí, las vacaciones son un momento ideal para incorporar el hábito de la escritura.

Mi consejo es que no dediques más tiempo del que podrás dedicar cuando vuelvas a tu vida normal; podría ser muy frustrante y echar por el suelo todo el trabajo hecho.

Objetivo: empezar con un cuarto de hora y ampliar a media hora, que mantendrás cuando vuelvas al trabajo.

¿Qué escribir durante tu rato diario de escritura en vacaciones?

Lo que quieras. Por supuesto. Mi recomendación es que no te líes a escribir una novela sino que mejor practiques técnicas narrativas a través de pequeñas piezas en las que puedes cambiar de narrador, de distancia narrativa, de tiempo verbal… Experimentar y aprender es básico.

Idea para escribir en vacaciones 1: Escribe un diario de viaje (o de vacaciones).

¿Que no se te ocurre nada que escribir? Pues habla de tu vida. Da igual si vas a viajar o no, si tus rutinas cambian, si haces cosas distintas, puedes explicártelas en forma de diario personal.

Cómo aprovechar las vacaciones para escribir

Si viajas o vas de vacaciones a un sitio distinto al de tu residencia habitual puedes aprovechar para hacer descripciones o fichas de escenas en tu diario de viaje.

Y que si no estás de vacaciones también te lo puedes aplicar. El hábito de la escritura se tiene que mantener a lo largo del año, no necesitas estar de vacaciones para empezar. Decide cuál va a ser tu cuarto de hora de escritura y empieza a escribir tu diario.

Idea para escribir en vacaciones 2: Escribe un relato cada día

Escribir relatos es un paso diría que necesario para toda persona que quiera escribir. Si quieres algún día escribir una novela tienes que haber escrito decenas o cientos de relatos antes.

No me voy a liar a explicarte los beneficios de escribir relatos, aquí puedes leer un artículo donde te los explico.

Ideas para escribir relatos (relacionadas con las vacaciones)

• Inspírate por lo que ves: bastará con ver una puerta misteriosa para dejar volar la imaginación.

• Inspírate por las personas con las que te encuentras. Más sobre esto en el siguiente punto.

Escribe relatos de viajes, da igual que no tenga nada que ver con el tuyo: viajes a través del tiempo, personajes que viajan a lugares que nada tienen que ver con ellos (el típico pez fuera del agua), conflictos que pueden surgir durante un viaje, viajes antiguos…

Idea para escribir en vacaciones 3: Biografías de personajes

Fíjate en las personas con las que te vas encontrando y fantasea sobre ellas. Decide, por su aspecto, o actitud, quiénes podrían ser y cuál podría ser su historia.

Como si fueras un dibujante, haz esbozos de tus personajes. Crea una ficha en la que puedas anotar lo que sabes (que es lo que has visto) y todo lo que surja a partir de ahí.

Un buen ejercicio que deriva de los esbozos de personajes es escribir sus anécdotas. Usa distintos narradores y tiempos verbales.

Cuidado, he escrito anécdotas, no queremos una biografía completa, explora un conflicto de un personaje, uno solo, y crea un pequeño relato con él.

consejos para empezar a escribir

Imprescindible para escribir (en vacaciones o no): Leer

Leer es imprescindible para cualquier persona. Imagínate si es imprescindible para una que quiere ser escritora.

Aprovecha tus vacaciones para leer tanto como puedas, en eso sí que puedes pegarte un empacho y compensar las horas que no dedicas el resto del año.

Lee siempre con la mirada de escritora puesta. Con atención a la estructura, los diálogos, las descripciones, la creación y desarrollo de personajes…

Leer de forma crítica te enseñará a escribir mejor. No todo lo que lees estará bien escrito, o va a gustarte; también vas a aprender sobre lo que tú no quieres hacer en tus novelas.

¡Te toca a ti!

Cuéntame: ¿qué ejercicios se te ocurren para poder escribir a diario y crear el hábito de la escritura?

Clara Tiscar
 

  • Isabel dice:

    Hola Clara,
    Muchas gracias por este artículo. Me ha abierto los ojos. Tiene mucha razón al decir que para escribir una novela, es necesario haber escrito cientos de relatos.
    Y en eso estoy.
    Pero tengo un problema : tengo cientos de disparadores de ideas, como los de Literautas, por ejemplo. Pero tengo el guión que marca, queson las típicas preguntas de quién, cuándo, cómo…. Y no sé qué escribir.
    No sé responder, no tengo ideas. Creo que no tengo imaginación.
    Qué me pasa, Clara?
    Si pudiera escribir, haría alguno de tus cursos pero la tristeza y el desánimo me invaden.
    Muchas gracias por leer mi comentario.
    Un abrazo.
    Isabel

    • Clara Tiscar dice:

      Hola Isabel,
      No creo que sea cuestión de falta de imaginación, claro que hay quien es más imaginativo, pero imaginación tenemos todas, y de todos modos se puede entrenar. Yo creo que es un problema de enfoque. Y que es muy pero muy habitual. Tendemos a pensar que escribir, un relato o una novela, es algo que surge de la inspiración. Y no. Para hacerlo bien no se puede depender de la inspiración.
      Con el disparador o el punto de partida tienes un inicio, pero a partir de ahí hay que tomar decisiones, no contar con la imaginación. Hay que hacerse las preguntas adecuadas y hay que poner elementos sobre la mesa para que se alimenten unos a otros. El personaje necesita querer algo, tiene que tener algún impedimento para conseguirlo y tu tarea es complicarle la vida para que conseguir lo que quiere sea difícil y además te sirva a ti para hablar de lo que quieres hablar (el tema).

      Creo que es un tema que da para mucho y que es complicado hablar de esto en un comentario, prometo hacer un vídeo, un directo o algo así para charlar sobre esto. ¡Atenta a Facebook y a Instagram! (a la vuelta de vacaciones, supongo).

  • Tomás dice:

    Gracias por el artículo: buenos, sólidos consejos. Stephen King dice que hay que escribir 1000 palabras al día llueva o haga sol (en realidad, 2000, pero acepta que principiantes hagan la mitad). Ray Bradbury decía lo mismo. Imagino que la cantidad de palabras no es el punto, sino la constancia. Y hacerlo con gusto.

    • Clara Tiscar dice:

      Hola Tomás,
      Yo, sin ser nadie comparado con los dos autores que citas, estoy con ellos. Absolutamente. Creo que para escribir tenemos que encontrar el equilibrio entre vivirlo (o verlo) de una forma romántica y enfrentarse a ello de una forma profesional. La escritura es como un músculo, se atrofia si no lo usas y cuanto más lo usas mejor rinde. Así que sí, por experiencia propia: hay que escribir a diario, cuando dejamos de hacerlo, se pierde el hábito y la facilidad tan rápido que desmoraliza mucho.

  • Jose garcia dice:

    Muy acertados sus palabras,como siempre.el.habito,como bien dice hace las ideas y estàs la imaginación .saludos. Y cuando es el cumpleaños?

  • >

    Descubre el secreto para escribir novelas sin desatender tu trabajo ni otras obligaciones

    Suscríbete para recibir la masterclass en la que te cuento cómo escribir una novela paso a paso

    arrow-down