3 pasos para desarrollar una idea - Curso de Novela

3 pasos para desarrollar una idea

Para escribir una novela siempre partimos de una idea inicial. Las ideas son pequeñas piezas a las que tenemos que dar forma, semillas a las que hay que dejar crecer. Hoy te cuento cómo desarrollar una idea para escribir una novela.

Escribir una novela es un proceso que se lleva a cabo en tres etapas: esbozar, estructurar y escribir.

En mi último post expandí un poco esas tres etapas en los 7 pasos para escribir un borrador. Este artículo corresponde al primer paso: desarrollar una idea.

Cómo desarrollar una idea, en tres pasos

Ideas tenemos, con buen entrenamiento, a montones. ¿Qué hacemos con ellas? ¿Son todas válidas para escribir una novela?

No. No todas las ideas son válidas para escribir una novela. O sí. Si las desarrollas lo suficiente. Pero en el modo original en el que llegan, no todas sirven para escribir una novela completa. Entonces, ¿cómo se desarrolla una idea? ¿Cómo se convierte una idea en un argumento?

Lo vamos a hacer en tres pasos. Todos son importantes, pero no los completarás todos con todas las ideas. Porque ni todas te sirven para escribir una novela (sí, ya sé que lo he dicho) ni tienes tiempo ni motivación suficiente para escribirlas todas.

Si te faltan las ideas, tienes que entrenar tu creatividad. Es una mala señal, si quieres escribir necesitas siempre una mirada creativa. Las ideas están en todas partes, pero por si te cuesta tenerlas aquí tienes tres artículos que te pueden ayudar a ser una persona más creativa.

Sobre qué escribir

12 técnicas creativas

4 ideas para escribir

Puede ser que sí tengas ideas pero que no tengas una mecánica correcta con ellas. ¿Tienes una libreta de ideas? Es un requisito básico, de hecho el primer paso para desarrollar una idea es anotarla en tu libreta de ideas.

1. Sembrar

Apunta siempre tus ideas. Siempre, siempre, siempre. Aunque sea descabellada, aunque creas que no la vas a usar. Que no te dé pereza escribir tus ideas. Cuando tienes la costumbre de anotar las ideas, y un buen sistema para hacerlo, apenas te supone un esfuerzo ni una pérdida de tiempo.

A mí me gusta imaginarme las ideas como si fueran semillas. Unas crecen y otras no. Unas son más rápidas en germinar que otras. Pueden permanecer años esperando hasta que llega su momento. O tu momento.

Apuntar las ideas es como sembrarlas. Porque tienes que olvidarte de ellas una temporada para ver si son capaces de crecer o son de aquellas que tardarán años en salir.

sembrar la idea es el primer paso para desarrollarla

Paso 1 para desarrollar una idea: anotarla en tu libreta de ideas.

Apuntar es imprescindible. No confíes en tu memoria. Es cierto que aquellas ideas que más te piden ser escritas vuelven una vez y otra.

Tener un banco de ideas es imprescindible. Aceptar tus ideas para apuntarlas, hacerles caso, te permitirá seguir teniendo ideas. Si las ideas son algo que ignoras, tu cerebro lo detecta y deja de enviártelas.

2. Germinar

El segundo paso para desarrollar una idea es dejarla reposar. Dejar que sea ella la que va creciendo poco a poco. Si es una de esas ideas irá haciendo su trabajo en la trastienda de tu cerebro, el inconsciente.

En esta fase tu idea crece un poco, se concreta. Se incorporan detalles que son imprescindibles a la hora de validar una idea.

El tercer paso está reservado para las ideas seleccionadas: aquellas que han germinado y que tienen más fuerza y mejor predisposición para convertirse en una buena novela.

¿Cuánto tiempo hay que darle a una idea para que germine?

El necesario. Algunas no germinarán nunca y otras serán más rápidas. El objetivo de esta etapa en el desarrollo de tus ideas es que siempre tengas algo que escribir. Si ya estás escribiendo esta fase se alargará tanto como necesites, porque lo fundamental es terminar lo que ya has empezado.

En la etapa de reposo de la idea no tienes que hacer nada, déjala que ella decida cuándo empezar a crecer.

germinar la idea implica dejarla reposar

3. Regar

Esta sí es una fase activa. Llega cuando tienes una idea presionando para que le hagas caso y decides profundizar un poco en ella.

También puedes llegar a esta fase buscando ideas para escribir tu siguiente novela. Si tienes varias en lista de espera, puedes regarlas y seleccionar después, cuando las conozcas un poco más.

¿En qué consiste la etapa de regar la idea?

Tienes que ayudar a la idea a que crezca un poco más. Empezó siendo una semilla, en el paso anterior sacó un primer brote verde y ahora toca abonar y regar.

Concretamente lo que tenemos que hacer en esta fase es hacernos preguntas:

• Quién

• Qué

• Dónde

• Cómo

• Por qué

• Cuándo

Las respuestas te ayudarán a dar una forma más concreta a tu idea.

En este paso descubrirás más o menos de qué va tu historia. Solo las mejores ideas sobreviven a este paso.

regar la idea implica pensar en ella y desarrollarla haciéndote preguntas

Seleccionarás las ideas que te proporcionan más respuestas a estas preguntas, y las que proporcionan respuestas más interesantes, que te generan más curiosidad.

Sigue tu instinto y, para pasar a la siguiente etapa, elige una idea que te motive lo suficiente como para que la lleves contigo durante meses.

En la siguiente etapa desarrollaremos un poco mejor la idea para concretar los elementos clave que necesitas tener claros antes de trabajar en tu argumento; y eso será en el artículo de la semana que viene.

 

Cuéntame: ¿apuntas todas tus ideas? ¿Tienes un buen sistema para almacenar ideas? ¿Tienes problemas para tener ideas o todo lo contrario?

 

Clara Tiscar
 

>

Descubre el secreto para escribir novelas sin desatender tu trabajo ni otras obligaciones

Suscríbete para recibir la masterclass en la que te cuento cómo escribir una novela paso a paso

arrow-down